Axl Rose es una de las figuras más populares y mediáticas de la escena del hard rock de finales de los 80 y principios de los 90. El vocalista de 60 años de edad es uno de los cantantes más grandes e influyentes de todos los tiempos, de acuerdo con varias revistas especializadas, y a lo largo de su carrera ha ganado numerosos reconocimientos y premios por su trabajo como cantante y compositor. 

Durante su apogeo, nadie ponía en duda la calidad y versatilidad vocal de Axl, puesto que era capaz de sorprender a cualquiera llegando a notas exageradamente altas, tanto en estudio como en vivo. Sin embargo, después de la disolución -no oficial- de Guns N’ Roses en 1994, Rose se alejaría de los escenarios durante 7 años y no publicaría material nuevo hasta 2008, pero su estado físico y su deterioro vocal llamarían la atención de todos. 

Es evidente que el pasar de los años le pasa factura, incluso a las más grandes estrellas. Vocalistas como Bruce Dickinson o Rob Halford ya no llegan a esas notas tan altas y prolongadas como lo hacían en su juventud, pero aún siguen dando un buen performance ya que ellos sí tienen una buena técnica y han sabido cuidarse a lo largo del tiempo. Caso contrario con Axl Rose

Desde el extenso tour del Use Your Illusion se podía observar el poco cuidado vocal que tenía Axl, ya que él siempre ha sido de dejarse llevar por el ímpetu del momento y darlo todo en cada canción, sin importar las consecuencias que le puedan traer a su salud. Aunado a esto, el excesivo abuso de sustancias ilegales durante su juventud y su repentino incremento de peso han mermado en la calidad vocal de Axl Rose.

Fuente: El Club del Rock.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn